Mamas emprendedoras!!!

 Será solo que la innovación es terreno para hombre? Así lo señala el artículo publicado por Comunidad Mujer (aquí les dejo el link del estudio ). Si bien es cierto, este señala las materia en que la mujer ha ganado terreno (ciencia y matemáticas), también lo hace para decir que las mujeres emprendemos menos que los hombres, y eso se produce muchas veces por miedo o desconfianza.

Pareciera ser que las mujeres emprendemos mas por necesidad que por oportunidad. Y esa necesidad puede estar direccionada a mantener un hogar después de la desaparición de padre pastel,  a contribuir con un ingreso al hogar (porque con un sueldo básicamente no se llega a fin de mes), pero parece que pocas veces está relacionada con el cumplimiento de metas y sueños personales (me refiero a esas metas y sueños  donde la familia no está involucrada). Pero la parte que más me gusta del artículo, es cuando señala que el emprendimiento masculino es más valorado y mejor posicionado que el de la mujer. Me huele a mucha cultura patriarcal. Seguramente, el desempeño del emprendimiento femenino no está bien valorado porque en nuestra condición de féminas, tenemos ese llamado histórico a ser las cuidadoras del rebaño, a organizar la alimentación de la tribu, a cuidar los espacios de desarrollo de la familia. No es que yo lo crea, al contrario. Creo que las mujeres tenemos un tremendo potencial para ser madre y ser mucho más que solo madres (que ya es una inmensa, grandiosa y titánica tarea). Infinita son las historias de mujeres y madres, solas o con compañeros, que han sacado adelantes a sus familias con emprendimiento y trabajo.

Supongo que la generación de oportunidades entre hombre y mujeres puede ser de una largo análisis y estudio, que desde mi humilde posición no soy capaz ni de vislumbrar y eso se lo dejamos a los expertos en estos temas. Cierto es que desde nuestra más tierna infancia al a niñas se nos enseña “labores” domesticas. Quizás desde ahí debiéramos partir para que el trabajo de las mujeres sea más valorado. Acá en nuestro hogar todos hacen todo. De hecho, mis hijos  mayores (de nueve y cinco) son los responsables de hacer sus camas: les queden mal o bien, da lo mismo, lo tienen que hacer y si llego la noche sin hacerlas, tendrán que acostarse con la cama desecha. Es su pequeña responsabilidad con nuestro hogar. De hecho mi hijo mayor ya está dando sus primero pasos en la cocina: hace un queque de yogurt que a PapaD le encanta. E hijo2 no se puede quedar atrás; ya está haciendo sus primero huevos revueltos (todo con supervisión de esta abnegada madre).

Es que el tema de la valoración del trabajo femenino es re interesante. Está lleno de juicios que nos hacen sentir culpables si estamos todo el día trabajando, o si decidimos estar en la casa para cuidar a nuestros hijos. Más aún si a esa loca madre se le ocurre emprender o llevar un proyecto a cabo.  Y si son a esas madres emprendedoras que les saco el sombrero. Muchas de ellas harán de sus hobby o habilidades su trabajo remunerado; otras tendrán alguna idea de negocio que pondrán en marcha. Más de alguna recurrirá a sus habilidades culinarias para montar algún negocio relacionado con el tema. A lo que voy, es que son tantas y cada vez más que las madres se proponen trabajar, innovar, crear y reinventarse no solo para generar nuevos ingresos y hacer una aporte económico a la familia. Tantas de esas madres innovadoras y emprendedoras los hace desde la necesidad básica de poder CONCILIAR, pasar más tiempo con sus hijos; quizás no dejarlo tanto solo y poder compartir mas con ellos y estar mas presente en la crianza de ellos.

Quizás a muchas mujeres les acomoda el tener un trabajo estable, ya que logran de alguna manera u otra poder conciliar con sus familias. Contarán con la ayuda de la Reina Madre (abuela) o alguna persona para el cuidado de sus hijos. Y así está bien, así les acomoda y está perfecto.  Quizás para muchas mujeres emprender no es lo suyo, quizás por malas experiencias, quizás porque no es el momento o porque quizás simplemente no quieren. Y está BIEN!! No todas tenemos que hacer lo mismo!!!!

Pera aquellas que lo hacen, se “tiran a la piscina”, “cruzan el río”, se atreven y lo hacen. Ese riesgo es el que rescato y valoro. A lo mejor tendrán varios tropiezos y fracasos, pero la meta sigue siendo la necesidad de estar más, de poder compartir más tiempo con los hijos.  Quizás los emprendimientos de todas estas madres a quienes nos referimos, no serán tan tecnológicos (o quizás si…), quizás no serán innovaciones tan potentes en el mercado de la ciencia ( o quizás si…)  y quizás no cambiaran el mundo ( o quizás siiii!!!). A lo mejor serán pequeños emprendimientos, pequeños ideas que harán que logren su objetivo mayor, pero con el sueño de crecer, de ser grandes o las mejores en lo que hacen, porque de seguro, no solo estarán logrando conciliar, también estarán logrando más de algún sueño ( de esos personales, de esos que pocas veces se cuentan)  guardado por ahí . Creo que cuando las madres emprenden logran recuperar esa confianza que alguna vez fue arrebatada, creen más en sí mismas, son mas “ellas mismas”, se paran mejor sobre sus pies porque son ellas las que están sacando sus sueños y sus familias adelante.

 

 

Torrebaja_escuelas viejas (niñas)-6

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s